Pingbacks y Trackbacks | Que son, para que sirven

Pingbacks y Trackbacks: ¿Que son y para que sirven?

Si cuentas con una web ó un blog en WordPress seguramente te hayas topado en más de una ocasión con dos términos que, en la mayoría de los casos, no queda muy claro a qué se refieren ni que son.

Me estoy refiriendo a los pingbacks y los trackbacks.

¿Qué es esto que me ha salido en mi panel de administración de WordPress y que aparecen como si fueran comentarios? ¿Serán buenos ó malos de cara al SEO? ¿Me beneficia o me perjudica aceptarlos?

No quiero que estas dudas te atormenten nunca más.

Es hora de responder a todas tus preguntas tanto sobre el pingback como sobre el trackback en este mismo post.

¿Qué es un pingback?

El término pingback proviene de una herramienta básica en redes denominada “ping”.

El “ping” es un comando soportado por todos los sistemas operativos que nos permite saber si un equipo, un servidor ó cualquier otro tipo de host está activo.

Si quieres probarlo, sólo tienes que abrir una consola de comandos en tu sistema operativo y en la misma poner:

ping 8.8.8.8

Si ofrece respuesta… significa que los servidores de Google están funcionado (8.8.8.8 es la dirección IP de dichos servidores).

Lo mismo puedes hacer con cualquier dirección IP dentro de tu red (la del router, la de otro equipo etc.) para comprobar si realmente estás conectado a ese host.

Pero bueno, esto es sólo una curiosidad. Vamos a lo que nos interesa.

En el caso del pingback, el concepto es parecido pero no similar.

El pingback nace de la necesidad de que el autor de un blog ó una página web pueda saber que se está hablando en otro sitio de un artículo que ha realizado.

O, lo que es lo mismo, te permite saber si alguien está enlazando un contenido de tu sitio web en otro sitio web de manera automática.

Voy a mostrarte mejor como funciona esto en WordPress con un ejemplo práctico:

1) Yo escribo un post en mi blog

2) Tu escribes un post en tu blog y, por el motivo que sea, mencionas mi post, introduciendo un enlace en tu artículo.

3) Tu sistema WordPress envía un pingback a mi blog.

4) Mi WordPress recibe el pingback.

5) Apruebo mostrar (o no) tu pingback en mis comentarios.

¡Ojo! Los pingbacks también trabajan dentro de nuestro propio sitio web. Esto es, que si yo enlazo desde mi sitio a otra entrada publicada en mi sitio, también se generará un pingback (lo cual, por regla general y dicho sea de paso, suele ser bastante molesto).

¿Qué es un trackback?

Este concepto es algo diferente al del pingback, aunque el objetivo es el mismo: informar que has enlazado algo relacionado con el sitio web de otro usuario.

En este caso, informamos a otro sitio web de que hemos introducido un enlace suyo en alguna entrada o página de nuestro sitio.

A diferencia del pingback, este proceso es un proceso manual (no automático) en el cual se crea un comentario en el post que has enlazado con el fin de notificar al administrador del otro sitio la existencia de ese enlace que has publicado en tu propio sitio web.

Vuelvo a explicarlo con un ejemplo en el que se ve mucho mejor el funcionamiento de un trackback:

1) Escribo un post en mi blog, el cual contiene un enlace hacia tu blog.

2) Escribo un trackback en tu sitio para informarte que he enlazado a tu blog.

3) Apruebas mostrar (o no) mi trackback en tus comentarios.

Si aún no os ha quedado claro os dejo una explicación menos técnica extraída de la Wikipedia que quizás pueda seros de utilidad:

“Un trackback es la continuación de un determinado artículo (post) en otro blog distinto (o sea, de otra persona), pero que deja constancia de que lo está haciendo en el artículo original, mediante un enlace entre ambos, el cual está en un apartado diferenciado de los comentarios.”

Entonces… ¿Los pingbacks y trackbacks son buenos o malos?

Pues… por lo general, y siempre bajo mi punto de vista (que puede no ser el correcto) los pingbacks y trackbacks son “malos”.

Y no porque sean malos en si. De hecho, si se utilizaran bien, son útiles para saber cuando un blogger legítimo nos ha enlazado.

El problema es que normalmente son utilizados como spam más que como reconocimiento. Aproximadamente (y por desgracia) el 90-95% de las veces ocurre de esta manera.

Mi recomendación es que los deshabilites, ya que van a ser muy pocas las ocasiones en los que el reconocimiento sea real por parte de un usuario y no te va a merecer la pena el tiempo que vas a invertir en moderar que pingbacks ó trackbacks son legítimos.

Además, como dato adicional, te digo que deshabilitarlos o habilitarlos no afectan ni positiva ni negativamente al SEO de tu web.

Por tanto, que permitirlos o no permitirlos te va a dar igual en este sentido, ya que no vas a bajar ni subir puestos gracias a los pingbacks y trackbacks.

¿Cómo puedo deshabilitar los pingbacks y trackbacks en WordPress?

En WordPress es muy fácil deshabilitar el envío y recepción de pingbacks y trackbacks.

Únicamente tendrás que acceder al panel de administración de tu sitio WordPress y dirigirte a a Ajustes > Comentarios  y desactivar la casilla donde pone “Permitir notificaciones de enlace de otros sitios (pingbacks y trackbacks)”.

A continuación te dejo una imagen de la opción a deshabilitar para que aún te quede más claro.

pingbacks y trackbacks en WordPress

Para finalizar…

Espero haber aclarado todas tus dudas respecto a los pingbacks y a los trackbacks.

¿Haces uso de los pingbacks y los trackbacks en tu web?

Si lo deseas, puedes dejarme tus experiencias y opiniones acerca de este tema con un comentario en el blog o interactuando conmigo por las redes sociales.

Imagen | Pixabay

Diseñador web especializado en WordPress y diseño gráfico de imagen corporativa. Desde 2014 trabajo como freelance realizando sitios web para clientes que desean hacer crecer su negocio a través de internet. También te ayudo a través de mi blog escribiendo artículos sobre diseño web, WordPress, diseño gráfico y marketing online.

4 comentarios en “Pingbacks y Trackbacks: ¿Que son y para que sirven?

  1. Ains, qué dudas tengo… La verdad es que los trackback propios los veo un poco inútiles, viéndolo así, y los de otros… No sé, por costumbre los apruebo todos y ahí están, quizá porque quizá sean uno o dos a la semana y no estorban mucho, jajaja

    Pero leyendo tu artículo con atención no sé hasta qué punto aporta algo tener ahí esos pingback y trackback. La verdad es que cuando leo un post en un blog y veo que el 50% de los comentarios son esos pingback y trackback me da un poco de rabia tener que estar haciendo scroll hasta encontrar los comentarios que de verdad aportan valor.

    Voy a pensar en ello 😛

    • Hola Laura,

      Yo antes también los aprobaba todos, pero la verdad es que me cansé de ellos y, viendo que no aportan demasiado a mejorar tu SEO ni nada por el estilo, directamente no los permito en mi blog actualmente.

      Además, como bien dices, son “comentarios” que no aportan demasiado y, en el caso de tener muchos, suponen un poco “estorbo” más que otra cosa.

      Mi recomendación es quitarlos, sobretodo porque, como digo en el artículo, la mayoría de las veces son utilizados para meter spam en tu web / blog.

      Pero está claro… la decisión final debe ser tuya. 😉

      Gracias por pasarte y comentar. Un abrazo..

Deja un comentario