Historia de Ricardo Lop y su tienda online

Ricardo Lop: de agricultor a vendedor online de éxito

Como diseñador web, he tenido que oir unas cuantas veces este tipo de frases que voy a ponerte a continuación al ofrecer mis servicios a varios negocios:

“Una tienda online no es para mi negocio”

“Una web no me va a servir para nada… Mi empresa es demasiado pequeña”

O quizás esto otro cuando el posible cliente es una persona de edad más avanzada:

“Yo es que todo eso de los ordenadores, internet y las páginas web no lo sé utilizar, ni quiero aprender, ni tengo tiempo para hacerlo.”

El conformismo, la dejadez o simplemente el desconocimiento del poder que actualmente tienen las nuevas tecnologías en nuestras vidas hace que muchas pymes, tiendas o negocios que tienen sus sedes en pequeñas poblaciones de nuestra geografía crean que poner su negocio activo en internet mediante una página web o una tienda online va a ser simplemente “un gasto más”.

Sí. Lo de “un gasto más” también es otra de las frases que he escuchado varias veces.

Estas frases nada tienen que ver con la realidad.

Una web puede hacer crecer tu negocio hasta límites que ni siquiera hubieses soñado.

Eso sí, trabajando en ella día a día. Como casi siempre en esta vida, las cosas no caen del cielo por obra de un milagro.

No hablo por hablar. Existen ejemplos como el del protagonista de la historia que hoy te traigo: Ricardo Lop.

La historia de Ricardo Lop

Ricardo Lop era agricultor y panadero en  un pequeño pueblo de Teruel llamado Castelserás que cuenta con poco más de 800 habitantes.

En el año 1998 descubrió un cursillo de correo electrónico y, sin tener ni idea sobre ordenadores o informática, se apuntó al mismo.

Comenzó a realizarlo, descubriendo de esta manera el mundo de internet y desde el primer momento vió muy claro que a través de esta plataforma podía tener clientes de todo el mundo a un solo ‘click’ de distancia.

Ni corto ni perezoso, le pidió a la persona que impartió el curso que le hiciera una página web para vender sin tener siquiera ni la más remota idea de que productos iba a ofrecer.

Su “estudio de mercado” fue bastante peculiar: fue a una armería propiedad de su hermano, escogió totalmente al azar un catálogo de cuchillos y navajas… y empezó a vender sin más por internet desde su tienda online a la que llamó Aceros de Hispania.

Al principio reconoce que los productos no se vendían demasiado debido al escaso tráfico que generaba su web, lo que le llevó a empezar a preocuparse.

Sin embargo, lejos de lamentarse, buscó soluciones y se puso manos a la obra con el posicionamiento en internet para mejorar la visibilidad de su tienda online.

Y vaya que si lo consiguió. A través de explicar en sus contenidos la historia de cada cuchillo, cada espada y cada producto que vende en su tienda online consiguió ser el número uno en Google en su sector y, como dice Ricardo, “sin pagar”.

Si no me crees, sólo tienes que poner “cuchillos” o “espadas” en Google y ya verás cual es el primer resultado que te aparece.

Él mismo reconoce que en los comienzos metieron muchas veces la pata y que con el método de “prueba-fallo” consiguieron ir limando la empresa hasta convertirla en lo que es hoy en día: una empresa que crece sin parar, que tiene más de 43.000 clientes y que envía sus productos a más de 100 países de todo el mundo con un volumen de facturación de hasta 700.000 euros al año.

Repito: todo esto desde un pueblo que tiene 8oo habitantes.

Si queréis conocer más a fondo la historia de este empresario que pasó de trabajar en el campo a ser casi sin querer todo un “gurú” del comercio electrónico os dejo dos vídeos:

1. Una entrevista en el famoso programa de televisión “El Hormiguero”.

2. Una conferencia en el Inspiration Day 2013, un evento anual que reúne a referentes del mundo de la comunicación, la administración pública y la empresa con la idea de compartir conocimiento y hablar sobre emprendimiento, liderazgo y desarrollo personal.

Te recomiendo de corazón que veas estos vídeos y que reflexiones sobre los inmensos beneficios que puede tener para tu empresa, tu negocio o tu tiendecita de barrio el tener un sitio en internet desde el que vender tus productos o servicios.

Si un agricultor que no sabía ni encender un ordenador ha conseguido vender sus productos a todo el mundo… ¿por qué tu no vas a poder?

 

PARA FINALIZAR…

¿Que te ha parecido esta historia?

¿Conóces algún caso más similar al de Ricardo Lop?

¡No te cortes! Deja tus comentarios o más historias inspiradoras de este tipo para que podamos hablar sobre ellas.

Diseñador web especializado en WordPress y diseño gráfico de imagen corporativa. Desde 2014 trabajo como freelance realizando sitios web para clientes que desean hacer crecer su negocio a través de internet. También te ayudo a través de mi blog escribiendo artículos sobre diseño web, WordPress, diseño gráfico y marketing online.

Deja un comentario